lunes, 29 de junio de 2015

Turista por vez primera en Cali (Testimonio)

(Testimonio traducido de -wanderingtrader-)

DÍA 1

Nunca me sentí como en casa, hasta que llegué a vivir a Medellín. Más tarde tuve que visitar La Ciudad de la Salsa, Cali, para despejar toda una serie de comentarios y delirios sobre esta ciudad aun sin conocer. 
Me habían contado que Cali era parecido a Medellín pero que un poco más cálido y con "mejores personas". Luego no sé si se trataba de mejores personas o mi amigo que ya se encontraba allá se quería referir a que las mujeres en Cali son más sexys! Sobre la sensualidad del género masculino me perdonarán, no puedo informar. 

Luego supe que la ciudad de Cali no es para nada como Medellín. Cuando llegué por primera vez, rápidamente me dije ¿esto es todo?, cosa que me desilusionó un poco. Al parecer se podían apreciar todos los atractivos turísticos en el mismo día. 

Pero luego me di cuenta que esto realmente depende de qué tipo de turismo quieras hacer. Si lo que deseas es pasar el rato y explorar la ciudad al mismo tiempo que disfrutas de la cultura, entonces es otro asunto. 

Los lugares de interés turístico son muy limitados durante el día. En realidad terminamos yendo al centro comercial pues no pudimos encontrar nada importante que hacer en la mañana, y parecía que el centro comercial fuera la gran atracción de la ciudad por la cantidad de personas. 

Le pregunté a un amigo caleño que dónde podía ir a comer y adivina lo que me respondió… ve al centro comercial ChipiChape, allí hay de todo! 

No había mucho para escoger de comer, a parte del gran menú capitalista de McDonald! Sin embargo, al final pude comprar unas arepas con queso. (tortas de maíz con queso) para el almuerzo e inmediatamente después me compré mi droga favorita colombiana... la que empieza por Co y termina en E, (coffe). Tomé café helado en un Juan Valdez. 

Llegué un día jueves, de modo que estaba listo para salir a la ciudad y probar mis nuevos pasos de salsa “imaginarios”, que había estado practicando hace tiempo. Pero la noche lamentablemente fue sorprendida por la lluvia y terminamos comiendo arepas en una cafetería callejera frente a una discoteca gay. 
Me pareció muy curioso y ahora sé lo que se siente cuando llaman a las mujeres con ese sonido como si fuera a un gato. Probé la cerveza Costeña y me pareció tan mala que creo que esta experiencia me perseguirá hasta en mis sueños. Al caer la noche aun no estaba impresionado con Cali. 

DÍA 2

Ciertamente mi visita a Cali, Colombia mejoró al día 2. Contraté al taxista más chévere de la ciudad para que nos hiciera un tour por los principales sitios incluyendo Cristo Rey y los sitios históricos.

En el camino nos encontramos con un artista que crea murales de barro a la orilla de la carretera. Paramos un momento para hablar con él y tomar algunas fotografías y resulta que nos comentó que él hace los murales de forma gratuita como devolución a los turistas que visitan la ciudad.

Una de las mejores fotos que tomé fue cuando su perro se acercó al mural que estaba trabajando... el perro se sentó justo en frente de su gemelo de arcilla. Luego del paseo nos fuimos al centro comercial ChipiChape nuevamente a saludar a nuestro amigo Juan Valdez y tomar un café con hielo, como al almuerzo.

Mi reserva en el albergue fue cancelada por desgracia y tuve que reservar una habitación en un hotel cercano. Aproximadamente a las 3 pm decidimos hacer lo de costumbre, tomar nuestra siesta para estar preparados para la noche. Cuando en Roma “haz lo que vieres”, en Cali “esperemos que no llueva”.

Tuve la oportunidad de ver el lado real de Cali al salir de noche. La ciudad parece vivir un horario diferente al del resto del mundo, pues parece que se esconden durante el día y salen durante la noche.
Tuve una excelente noche y me di cuenta de que Cali no se trata de la ciudad y las cosas que ver, sino de las personas.

RESUMEN DE MIS ANDANZAS

Si tuviera que hacer una descripción rápida yo diría que la gente de Cali son como los paisas pero con mucha más pasión. Paisas son las personas no sólo de Medellín, sino de todo el departamento de Antioquia. La pasión puede notarse en que Cali es reconocida como la capital de la Salsa de Colombia (y dicen que del mundo).

Todo el mundo es muy amable y abierto y siempre sale una conversación. La ciudad es considerada un poco más peligrosa que Medellín, sin embargo nunca me sentí amenazado en ningún punto de la ciudad. Así que al final tendría que contra-ponerme a las cosas malas que algunos han dicho de la ciudad.

Cali es sólo un tipo diferente de ciudad en donde puedes disfrutar de manera única. No es como Roma, donde se puede caminar alrededor y ver tantas cosas durante horas y horas. A la mayoría de gente probablemente no le va a gustar Cali por esta misma razón, porque no es una ciudad tradicional, llena de monumentos impresionantes e interminables. Para sentir realmente la pasión tienes que salir y relacionarte con la gente. Ahora que la salsa se mueve en mi definitivamente pienso volver a Cali.

Publicar un comentario